¿GOBIERNO ENFRENTADO?

¿GOBIERNO ENFRENTADO?

Línea Política…9 de enero del 2019…

Agustín Contreras Stein.

DICE EL DIPUTADO José Manuel Pozos Castro, que el Gobernador del Estado, Cuitláhuac García Jiménez, es un hombre bueno.

Sí, en verdad, puede ser que hasta se le considere un dulce, pero los enfrentamientos que ha tenido con el Fiscal Winckler, lo ponen, en el mismo plano que su enemigo político y esto se ve y se siente en todo el Estado de Veracruz.

Hace ya tiempo, más de un mes, que no han cesado estos dimes y diretes entre el Gobernador García Jiménez, y el fiscal General del Estado, Jorge Winckler, sobre todo, porque no ha faltado quien atice, de los dos lados, el fuego del placer de verse involucrados en un pleito cotidiano que no lleva a nada bueno, sino más bien, a perjudicarse entre ambos, pero de manera especial a quien manda en la entidad.

El asunto del Fiscal, es asunto que ya tiene en sus manos el propio Congreso local, donde hay personajes que pueden hacer el trabajo de llevar a un pronto final estas diferencias, sin que tenga que ser el propio Ejecutivo, quien se ponga a dirimir estas controversias.

Y es que, además, de ser personalmente el propio ejecutivo estatal, quien mantenga este enfrentamiento, no falta uno que otro funcionario de su administración que quiera ayudarle, pues como se ha sabido, hay quienes ven en la bronca la mejor manera de destacar, cuando en realidad, les perjudica más que abonarles beneficios.

Si el gobernador del Estado, es un hombre bueno, como dice el Presidente de la Mesa Directiva del congreso local, debe mantener, pues, esta estatus, dejando que sean los indicados quienes le pongan solución al conflicto, que sin duda, no será tan difícil, si se toman en consideración los buenos oficios y sobre todo, la experiencia que en estos momentos parece faltar en muchos de los ámbitos de la administración estatal.

Mañana, seguramente, sí el congreso entra en sesión, podría haber el primer indicio de lo que se piensa hacer en este problema, pues no puede mantenerse una situación de esta naturaleza dentro de la propia administración estatal, pues hay prioridades que atender antes que continuar una lucha de poderes, los de adentro y los de afuera que siguen operando aún cuando ya no se encuentran constitucionalmente en el gobierno.

Cuitláhuac García Jiménez, es el gobernador de todos los veracruzanos, por lo que es necesario que tanto sus colaboradores, como quienes operan desde fuera, que lo arropen y que haya quien le diga que los enfrentamientos dañan permanentemente su imagen, la de un buen gobernante, la de un buen administrador y la de, finalmente, un hombre bueno, como enfatiza el propio legislador de origen tuxpeño.

Es tiempo, pues, de que suene la red de Palacio, con una buena propuesta salida desde el propio edificio que alberga al poder legislativo, para ponerse de acuerdo en esta solución que de alguna manera, involucra a los dos poderes, tal vez, de los tres poderes, para encontrar los acuerdos que pongan a cada quien en su lugar, pues el Estado, los veracruzanos, demandan otros quehaceres de los que son actores, ahora, de una nueva era política de la entidad.

Mientras tanto, Winckler, en su propio espacio, espera, solamente, que haya una decisión correcta en el poder legislativo, donde además, el asunto debe verse con paciencia y con mucha experiencia para dejar bien claro el camino que se deba seguir, pues, si como se dice, que su renuncia es inminente, que se haga efectiva antes de que siga enrareciéndose el panorama político de Veracruz.

———————-

POR LO VISTO, EN EL PRI, se piensa perdonar la decisión de Juan Carlos Molina, que puso en serios aprietos a la bancada tricolor, en el Congreso local, al renunciar de manera definitiva a su propia convicción de seguir siendo parte integrante de la misma.

No se ha dicho nada al respecto y es que Juan Carlos Molina, es diputado plurinominal, posición que le pertenece al propio partido tricolor, por lo que debería retirarle ese derecho de seguir representándolo en el Congreso y nombrar, seguramente, al suplente para que ocupe esta posición política, a no ser que el propio líder de los campesinos en Veracruz, decida volver al redil, después de pensarlo dos veces, porque hay que entender que en este momento no tiene fuerza política alguna, ya que el sector que podría representar, no se encuentra unido, después de haber sido abandonado, precisamente, por sus propios dirigentes estatales.

Todo hace suponer que el ganadero y político veracruzano, seguirá siendo legislador, aunque no tenga bancada alguna que lo cobije, porque no se ha definido que rumbo tomará este asunto.

Por lo pronto, la coordinadora de este grupo en el Congreso local, Erika Ayala Ríos, hace lo imposible por mantener una presencia política priista, aunque seriamente disminuida por estos acontecimientos, ya que solamente son dos los diputados tricolores que realizan la tarea encomendada por su partido.

Es una situación indefinida, como lo esta también la propia dirigencia estatal, que en estos momentos no se han concretado los acuerdos para renovar sus cuadros, ya sea eligiendo un nuevo dirigente estatal, o bien confirmando el cuadro político que ahora esta al frente de esta organización política, pues el trabajo espera y los priistas, lo demandan permanentemente.

Por lo pronto, ya se suman a la lista de aspirantes, muchos políticos con experiencia y capacidad, quienes buscan tener la oportunidad de ser los que lleven al PRI, nuevamente, al escenario estatal de la competencia electoral.

———————

AHORA RESULTA que los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por fin han accedido a una reducción de su salario en un veinticinco por ciento, considerando el programa de austeridad que se ha determinado, no en el Poder Ejecutivo de la nación, sino por acuerdo de la Presidencia de dicho organismo autónomo.

La verdad de las cosas, es que tal reducción que se ha anunciado, obedece, sin lugar a dudas, a la presión ejercida desde el Poder Ejecutivo, con la aplicación de la famosa austeridad republicana, que involucra a todo el pueblo mexicano, por lo que han aceptado voluntariamente aplicarse un descuento considerable de la cuarta parte de su salario, que de todos modos sigue siendo una cantidad que no la gana ni Obama, el Ex presidente de los Estados Unidos.

Así, finalmente, termina este episodio, donde se midieron fuerzas entre el Poder ejecutivo de la nación y los propios representantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que se opusieron a que su salario fuera disminuido.

Como quiera que sea, la fuerza del Presidente López Obrador, se impuso, pero eso sí, sin reconocerlo por parte de los once ministros, porque lo han dicho que responden solamente a los programas de austeridad de la propia Corte de Justicia, pero de ninguna manera, de otro poder, porque lo dejaron bien claro en el sentido de que ninguna otra instancia esta facultada para revisar y aplicar reducciones a su salario.

——————–

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

Recientes

Deje un comentario

Su email no será compartido ni publicado. Los campos requeridos se marcan con *

A %d blogueros les gusta esto: