LOS SENDEROS DEL PRI

LOS SENDEROS DEL PRI

Línea Política…17 de diciembre del 2018…

Agustín Contreras Stein.

PARA ALGUNOS, el Partido Revolucionario Institucional, tiene, todavía, la oportunidad de rehacerse en este panorama político nacional y estatal. Su derrota, por cierto escandalosa, del pasado primero de julio, no fue suficiente, según relatan sus propios defensores, para darlo por muerto, como tantas veces se ha calificado, incluso, antes de la pasada jornada electoral.

Para otros, y quizá sea la mayoría de los que piensan de esta manera, es que el PRI, debe refundarse, con otro nombre, con otros proyectos políticos y modificar, por lo tanto, sus propios estatutos, porque afirman que ya no tiene caso tratar de revivir a una organización política que donde quiera se mencione, siempre estará precedida por tantos errores cometidos por quienes se han aprovechado de sus propias siglas y robar a manos llenas el erario estatal y nacional.

Así las cosas, los senderos del PRI son muchos, pero deben tomar otro rumbo, tomar otras veredas y rehacerse, eso sí, con nuevos bríos, pero también con nuevas gentes, con nuevos militantes que ya no sean los mismos que permanecen desgarrando su historia, su trabajo en la construcción de este país y los resultados, que no son malos, pero que hubo quienes, de un plumazo, los han desaparecido.

El PRI, como institución política, tuvo sus valores, sus aciertos, su gran participación en la construcción de este país, pero, lamentablemente, vinieron los que no sabían del trabajo realizado a lo largo de tantos años, de tantas décadas y con sus pésimas acciones, sus malos gobiernos, lo pusieron en el camino de la debacle.

Y tanto lo han dejado a su propia suerte, que no hay quien o quienes se atrevan a salir a defenderlo, como era antes, cuando se le tocaba en alguna de sus partes o sectores que lo componían. Hoy, permanece quieto, moribundo, sin estrategias para poderlo sostener y menos para lograr su recuperación, ya que como hemos comentado, hay quienes dentro y fuera, consideran que ya no tiene caso seguir luchando por su permanencia en el ámbito político estatal y nacional.

Aún así, hay valientes que lo quieren dirigir, que están dispuestos a sacrificarse par poder levantarlo, tal y como ha sucedido en los recientes meses, en que han salido voces que se apuntan para una posible renovación de su dirigencia estatal, pero también han surgido quienes aún no se dan por satisfechos de lo que han logrado a sus costillas y lo quieren, nuevamente, para seguir medrando en su nombre y conseguir saciar sus intereses políticos.

El PRI, esta en la disyuntiva de desaparecer o retomar los senderos que lo han mantenido activo y con grandes posibilidades de rehacerse. Esto no será fácil, porque otras siglas, como Morena, han acaparado una gran parte de los electores que integran el padrón electoral.

Hace apenas unas cuantas semanas, en este mismo espacio, nos atrevimos a asegurar que el PRI, no estaba muerto y que podría resurgir, porque había infinidad de mexicanos y veracruzanos, que seguirían votando por él, ya que los treinta millones que votaron por Morena, no componen todo el padrón electoral, pues se encuentran registrados cerca de noventa millones, por lo que habría que esperar una pronta reacción política, dependiendo de los resultados de la presente gestión presidencial y gubernamental, para saber si el destino que ahora se presenta para el país, sigue siendo suficiente para sostener una nueva votación a favor de este recientemente creado partido que ha alcanzado, sin lugar a dudas, una posición envidiable para el resto de organizaciones políticas registradas que han participado y seguirán participando en los procesos electorales venideros.

Para el PRI, la moneda esta en el aire, porque depende mucho de lo que se este pensando en la dirigencia nacional, sobre todo, porque es desde donde, se supone, partirán los nuevos lineamientos políticos, donde se verá sí el otrora famoso tricolor, permanece con su nombre, sus propios estatutos, su estructura política de ahora, o simplemente se opta por nuevos caminos que le lleven a buscar nuevas estrategias para volver a conseguir el poder político perdido.

Los senderos del PRI, todavía son muchos y al parecer todos ofrecen posibilidades de volver al escenario político de la nación, con nuevos bríos, con nuevos instrumentos políticos que definan el rumbo seguro que deba tomar, muy por encima de quienes creen que deba morir para dar a luz a un nuevo partido, con nuevas siglas que no ya estén manchadas por la perversa actuación de quienes, en poco tiempo, lo tiraron a la basura y cambiaron para siempre su destino.

———————

ES TIEMPO, QUIZÁ, de que una mujer se ponga al frente de los destinos del partido tricolor.

En los recientes días, una aspiración ha venido cobrando singular importancia, luego de que su hoja de servicios la avala para lograr buenos resultados en el proceso de unidad que busca el partido revolucionario Institucional.

Su nombre es Anilú Ingran Vallines, y se le recuerda por su valiosa participación como Delegada de la Sedesol en Veracruz, donde sin importar los grandes desafíos, como la inseguridad, el clima, la marginación, estuvo en todas partes del Estado de Veracruz, haciendo su trabajo.

Hoy es legisladora federal, y aunque parece estar sola en este momento político que se vive en su partido, ha dicho también que esta dispuesta a buscar la dirigencia estatal y hacer lo que tiene que hacer para lograr la unidad de toda la militancia tricolor en el Estado.

Es un reto, pero se considera que tiene la capacidad para hacerlo, porque lo que no han faltado quienes le apoyen en este propósito político que se ha fortalecido a raíz de que uno de los fuertes aspirantes a dirigir los destinos tricolores en el Estado, ha sido descalificado por la dirigencia nacional, para insistir en llegar al Comité Directivo Estatal.

Seguramente, la mirada ya esta puesta en Anilú Ingran Vallines, por lo que de hacerse efectiva la salida de Américo Zúñiga Martínez, en los próximos meses, es posible que ocurra esta decisión de poner al frente de los destinos del PRI estatal, a una mujer de la capacidad que tiene la legisladora federal.

———————

ES EVIDENTE QUE uno de los grandes problemas que tiene Veracruz, es la permanencia del fantasma de la inseguridad.

Los mandos estatales han cambiado y las estrategias son otras, pero aún así, se siguen manteniendo elevados índices de inseguridad en todo el territorio estatal, haciéndose más concretos en el sur de la entidad, principalmente en el corredor Minatitlán-Coatzacoalcos, como también se percibe más en el corredor Córdoba-Orizaba, sin dejar de mencionar el norte y centro donde la violencia cobra de momento su mayor importancia.

El reto, por lo tanto, sigue siendo de grandes dimensiones para el nuevo gobierno estatal, que apenas, con diecisiete días, comienza a tomar las riendas de este Estado, uno de los más importantes del país en materia económica, pero también uno de los más señalados como peligrosos dentro del ámbito nacional.

——————–

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

Recientes

Deje un comentario

Su email no será compartido ni publicado. Los campos requeridos se marcan con *

A %d blogueros les gusta esto: