VERACRUZ, UN ESTADO JODIDO

VERACRUZ, UN ESTADO JODIDO

Línea Política…29 de enero del 2019…

Agustín Contreras Stein.

POR LO MENOS, en los últimos cuatro gobiernos que ha tenido la entidad veracruzana, es decir, desde el alemanismo a la fecha, el Estado se ha quedado rezagado, sin la menor posibilidad de crecimiento y para colmo, en estos periodos gubernamentales, se han señalado diversas irregularidades en el manejo de los recursos públicos, al grado de que hoy es uno de los Estados más jodidos del país.

En la actualidad, un nuevo gobierno, salido de siglas diferentes a las que gobernaron en el pasado, se debate, más que nada, entre pleitos, descalificaciones, patadas por debajo y por encima de la mesa, pero sin una evidente voluntad de hacer las cosas bien, tal y como se ha prometido una vez más a todos los veracruzanos.

Son tiempos de que cesen todas estas estrategias gubernamentales y buscar trascender en un trabajo administrativo y político que deje huella, que se mencione en el futuro como un periodo de gobierno que llegó para poner orden, para darle sentido al poder que se tiene en las manos y no dejarse vencer por las circunstancias que se presentan.

El Gobernador del Estado, Cuitláhuac García Jiménez, no pensó, de verdad, que un día sería el que mandara en la entidad, por lo que ahora, una vez aterrizado ese que era solamente un sueño, debe aprovechar este momento para realizar la gran tarea que requiere la entidad, porque debe saber bien, seguramente, que Veracruz, ha caído en un profundo hoyo, donde se necesita plena voluntad para rescatarlo, para hacerlo más competitivo y sobre todo, para tener la oportunidad de desarrollarse plenamente.

No es cosa de huachicoleo, de una pesada loza que significa procurar la seguridad en todo el territorio estatal, de pelear por una dependencia que ahora es autónoma por ocurrencia, no se sabe de quién, pero que esta dando serios problemas para la buena relación de un gobierno con las instancias que tienen la responsabilidad común de perseguir a la delincuencia y de juzgar a quienes han violado las leyes en general.

Son tiempos, pues, de alzar la voz con energía, con plena conciencia de que Veracruz, es un estado con recursos, con grandes posibilidades de crecer más que los demás Estados de la República, porque se tiene todo, desde el apoyo de su gente hasta lo necesario para lograr un verdadero desarrollo estatal que contribuya al desarrollo nacional.

Los tiempos de la grilla, ya pasaron, por el momento y son tiempos de procurar un gobierno con certeza, con ambiciones de lograr un lugar en la historia política de la entidad, donde se compita, sí, pero por hacer más que los que han pasado administrando el Estado, pero que también, por razones diversas, no pudieron aprovechar su momento y sus oportunidades.

Veracruz, se encuentra en el momento y en el camino de encontrarse con un mejor futuro. Los veracruzanos, en general, lo necesitan y para eso se ha dado la oportunidad a un nuevo equipo político, encabezado por un hombre que ha sido calificado de honesto, de traer una nueva perspectiva de gobierno y de no ceder ante las presiones que amenazan desde la oscuridad.

La entidad veracruzana, ha sido, históricamente, uno de los Estados más importantes de la federación. Por el lado que se le quiera ver, ha aportado a la nación, no solamente los recursos petroleros, sino también los azucareros, la ganadería, la enorme producción de buen café, la agricultura en general que ha servido, pese al olvido permanente del campo veracruzano, grandes volúmenes de granos, sin olvidar que en lo político, ha dado lecciones permanentes con grandes hombres que han salido de su tierra y que han destacado en todos los ámbitos del gobierno federal.

Por eso, no haya razones suficientes, ni siquiera los periodos de saqueo de sus bienes y recursos que integran su enorme patrimonio, para seguirlo manteniendo en la inactividad, en el olvido del gobierno federal, en su intranquilidad que no lo deja trabajar. Veracruz, merece un buen gobierno, una buena administración estatal que le devuelva sus mejores tiempos para que no pueda seguir señalándose, por boca de muchos, que es un Estado jodido, como ahora parece serlo a la vista de propios y de extraños.

——————–

LA INSEGURIDAD, ES UN FENOMENO social que se ha arraigado profundamente en todo el territorio del Estado. No hay disminución de las acciones violentas ni tampoco de todos los actos considerados fuera de la ley.

Hay zonas del mismo territorio, donde la ley ha quedado al margen y donde los cuerpos policiacos, han sido rebasados, por mucho, debido a las acciones de los grupos organizados del crimen, los robos, los asaltos, los secuestros, las violaciones constantes de los derechos humanos, en pocas palabras, un Estado, que pareciera estar fallando permanentemente a los deseos de sus gobernados.

No hay necesidad, en estos tiempos, de inventar pretextos, más bien, son momentos de trabajar, de coordinarse, de buscar que los veracruzanos, tengan, por lo menos, como mínimo satisfactorio, su plena libertad, su plena garantía de seguridad, porque a partir de un Estado seguro, es como lo demás viene sin mayor esfuerzo. Las limitantes que impone la inseguridad, no permiten hacer lo que se tiene que hacer y menos en poblaciones donde la violencia se ha apoderado sin que haya alguien o algo que pueda parar estas condiciones contrarias a la sana convivencia de los veracruzanos, en general. De ahí que hay mucho trabajo del gobierno y de la sociedad, pues ambos tienen el compromiso de respaldar los proyectos de paz y de tranquilidad, aunque en estos momentos, se requiera, más que nada, la fuerza del Estado, a través de sus cuerpos policiacos no viciados como estaban en el pasado.

La inseguridad, no ha bajado, eso es una clara evidencia en todo el territorio estatal.

——————-

MIENTRAS LOS GRUPOS internos del poder político, se encuentren ejerciendo sus caprichos y presiones en aras de mantener sus beneficios personales y de grupo, no habrá oportunidad de que el Partido Revolucionario Institucional, pueda mejorar sus perspectivas de fortalecimiento político.

A pesar de llevarse a cabo un proceso interno que tiene como meta la reestructuración de la dirigencia estatal, los grupos enquistados en su propio seno, siguen dañándolo profundamente. Se requiere de grandes decisiones para expulsar de sus entrañas a quienes le han partido en dos, tres y hasta cuatro partes el poder que tenía para poder competir en los procesos electorales.

Se requiere mano dura y esta es la oportunidad que se presenta en estos momentos, porque se puede corregir el camino y buscar, entre la propia militancia, a los personajes más idóneos para cumplir con esta misión. Si no se aprovecha esta proceso, supuestamente, de cambio, entonces, el PRI, no volverá, cuando menos en varias décadas a tener nuevamente los espacios políticos que tenía en el pasado.

El PRI, puede volver, pero tiene que hacerlo para responder a quienes siempre le han demandado permanentemente ser una organización de buenos hombres, de calificadas mujeres y jóvenes emprendedores que demuestren que tienen capacidad para hacer las cosas bien. Los vicios y el secuestro de sus siglas por unos cuantos, lo llevaron a la tragedia que vivió recientemente.

———————–

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

Recientes

Deje un comentario

Su email no será compartido ni publicado. Los campos requeridos se marcan con *

A %d blogueros les gusta esto: